Sobre la empresa VIDEOENLACE EVENTOS y el próximo juicio a propósito de un “accidente” laboral. Corregido a 16/07/19

Videoenlace es una de las muchas empresas del sector de los eventos del espectáculo que emplea a trabajadores/as para cargar y descargar materiales usados en teatros, escenarios y grandes eventos en general.

En esta empresa son varias las particularidades que la convierten en una de las más explotadoras dentro del sector de los escenarios.

Para empezar, no se firma ningún tipo de contrato legal que informe de la categoría laboral que los y las trabajadoras van a desempeñar, al igual que las horas y días que va a trabajar, así como el salario que se va a percibir. Por no hablar de las “nóminas”, que se entregan a la hora de realizar el pago del salario, que no especifica tampoco las horas, la base de cotización. Nada que oriente al trabajador/a de las migajas que obtiene fruto de su sacrificio.

También el número de horas que la empresa da de alta es más que cuestionable, pues se cotizan muchas menos horas de las que se trabajan. De esta manera la empresa se ahorra grandes cantidades de dinero a costa de los trabajadores/as. A raíz de esto podemos hablar de las jornadas interminables que se realizan en numerosas ocasiones para grandes eventos. Y es que se llegan a realizar entre 15 y 20 horas de máxima donde muchas veces no se cubre ni la comida de los trabajadores o se paga con una de las horas de tu sueldo y contando con un clima exagerado de calor, pues este tipo de trabajos son de temporada y coincide en tiempo de verano. Por no decir del inexistente criterio a la hora de llamar a trabajar a los trabajadores de la plantilla, “castigos” y “neveras” según el libre criterio del empresario, despidos y un sinfín de prácticas por el estilo y otros tantos mamoneos con los papeles, los cursos de la plantilla, etc. Prácticas de las que hacemos máximo responsable al propietario de la empresa, por encima del puesto que lxs trabajadores tengamos en ella: aquí explotadxs somos todxs, desde el personal que maneja las máquinas, pasando por los compañeros que hacen las cuadrillas o el personal de carga y descarga. La guerra, como siempre, es contra el empresario, y debemos ser conscientes que estos últimos buscangenerar resquemores y tiranteces entre los currelas para debilitar la lucha.

Enlazando lo anterior, esta empresa, como muchas otras, se aprovechan de la necesidad que tenemos los explotados y explotadas y por ello no se recibe un sueldo fijo, si no que se paga por cada hora trabajada. Además con un sueldo ridículo, unos 6,5 euros por hora, congelado desde hace más de 7 años. Por no decir las muchas irregularidades en forma de “pellizcos” que se han llegado a producir en la empresa, por parte de algunos encargados que se quedaban con una porción del salario por horas, práctica que no se hacía en todas las cuadrillas –dejémoslo bien claro- pero que es necesario remarcar para entender de qué manera se puede llegar a concretar la explotación en el entramado de la empresa.

En numerosas ocasiones también se realizan tareas que están fuera de la categoría laboral de los carga y descarga, con los consiguientes riesgos que esto acarrea y por el mismo salario.

A todo esto, también hay que sumarle que la empresa no proporciona los Equipos de Protección Individual (EPIs). Son los propios trabajadores y trabajadoras los que tienen que venir de casa preparados con botas, cascos, guantes y chalecos que hayan conseguido por su cuenta.

Y con todo esto podemos hablar de que existe un gran riesgo para la integridad física de sus trabajadores/as. Haciendo una suma de todos estos factores obtenemos como resultado pequeños y grandes accidentes o incluso muertes que se han producido en otras empresas dentro del sector. En esta en particular sucedió un accidente laboral, fruto de las malas condiciones de las instalaciones, que se saldó con un compañero ingresado durante varios días en el hospital, al que tuvieron que operar y estuvo de baja algo más de un mes.

Pero nada de esto es nuevo. Es una práctica habitual que las empresas no tengan en cuenta nada más allá de los beneficios que van a obtener a costa de la vida de los trabajadores. En este sector esta práctica es descarada pero nos da igual. Nos da igual que las empresas cumplan o no con la ley, que respeten el convenio de los trabajadores/as o no. No creemos en ello porque las condiciones laborales son únicamente síntomas de la misma cuestión: que estamos explotados y explotadas por unos pocos, que sin nosotros y nosotras sus empresas se arruinan. No queremos trabajar para enriquecer a unos pocos a costa de nuestro tiempo, nuestro sudor y en ocasiones con nuestra vida. Queremos acabar con el trabajo que nos asesina y con el mundo que lo necesita para mantenerse.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s